domingo, 19 de enero de 2020

SOLIDARIDAD & DEPORTE



A l'@EscolaCatalònia : CORREM PER SOLIDARITAT!

Nuestra primera "Cursa Solidària" se hizo esperar y, aunque habíamos cambiado de fecha, la lluvia quiso estar presente. 
Gracias a @Educo_ONG  recibimos la visita de Judith Corachan @koraxan, quien compartió con nuestro alumnado, su ilusión y pasión por el deporte, dándoles muchos ánimos y fuerzas para seguir sus sueños. 

¡Muchísimas gracias!









miércoles, 11 de diciembre de 2019

eNTRe FReSNoS, GaMoS Y JaBaLíeS eN eL PRaDo

Un nuevo año arrancamos nuestras salidas al medio natural para no faltar a nuestra cita con los contenidos relacionados con nuestro área y con la asignatura de Ciencias Naturales y Ciencias Sociales.

   Este año, durante finales de octubre y el mes de noviembre, el sitio elegido ha sido los Montes del Pardo, en la sierra de Madrid, donde durante esta época del año es muy característico por poderse presenciar la berrea de los ciervos, época de apareamiento y en donde se puede escuchar este peculiar sonido que marca un momento único en el año que todo el mundo debería escuchar.


Con tod@s l@s peques con sus mochilas listas, almuerzos saludables y sostenibles y después de haber ido al servicio antes del trayecto en autobús, nos subimos al mismo con las energías al máximo para pasar un día en el campo lleno de aventuras, a las que piEFcitos se unió a nosotr@s para compartir sonrisas, alegrías y canciones durante el camino. 

Una vez llegamos al Pardo, estaban esperándonos Félix y Esperanza, del Aula de Naturaleza de Torrejón de Ardoz, con los que haríamos todo el recorrido por este paraje natural que se encuentra a escasos 30 minutos de la puerta del colegio.

   Al bajarnos del autobús, nos colocamos en una zona apartada de la carretera, donde había una serie de carteles explicativos de la senda que íbamos a hacer y aprovechamos para comernos el almuerzo que nos daría la energía suficiente para afrontar la senda que nos llevaría al otro extremo del río Manzanares, que siempre estará presente en nuestro camino.



Con el estómago lleno y explicadas las normas del recorrido que ya sabemos de años anteriores (sin salirse del camino, controlando el tono de voz, llevar las manos libres, no tirar basura al suelo porque no se puede comer ni beber durante el recorrido y, lo más importante, NO DEJAR DE SONREÍR) comenzamos a adentrarnos en este mundo natural que nos iba a deparar muchas sorpresas que os iremos contando a medida que avancemos en esta entrada, como este salto de agua creado para que los peces puedan subir el río para poner sus huevos en el tramo más alto.



Uno de los retos que nos propusimos antes de empezar la senda, relacionada con uno de los ejes del proyecto del CaMiNo De piEFcitos como es el desarrollo sostenible, por lo que aprovechando las bolsas de papel reutiliza el que nos dieron con los almuerzos, teníamos la misión de llegar al final con ellas vacías, pues eso indicaría que no nos habíamos encontrado nada por el camino que no fuera natural y que no hubiera sido tirado por el ser humano sin respetar el medio ambiente y sin cumplir las pautas de reciclaje de residuos. Al ver las fotografías, podéis ver el resultado de nuestra experiencia de concienciación medioambiental en este sentido, pues las caras de asombro al encontrarnos zapatos, plásticos, pedales, latas,… que no comprendían que eso pudiera haberlo tirado la gente en ese lugar tan natural como el que nos encontrábamos.


Durante todo el recorrido hemos podido descubrir diferentes plantas, arbusto y árboles que son característicos de este paraje natural como las encinas, los fresnos, el escaramujo o rosa silvestre, los juncos,… conociendo un montón de curiosidades sobre ellos: remedios caseros que se utilizaban tiempo atrás cuando no había farmacias y anécdotas que han hecho la asimilación de los conceptos mucho más entretenida, divertida y significativa, pues hemos descubierto las “toallitas” naturales, el laxante que utilizaban nuestros abuel@s, los hongos que llegan a nuestra mesa en lo alto del tronco, la forma de corazón de las hojas o lo que se esconde dentro de una bellota, además de comprobar cuantos abrazos miden los fresnos que están huecos en su interior.




Hasta ahora han sido complementos de aprendizaje del principal objetivo por el que hemos venido a los Montes del Pardo, que es intentar percibir la berrea de los ciervos, por lo que a partir de este momento bajamos el tono de voz y agudizamos nuestros sentidos visuales y auditivos para lograr escuchar este peculiar sonido. Tras ver algunos ejemplares de patos y una paloma torcaz, empezamos a ver a lo lejos diferentes grupos de gamas, la hembra del gamo, que campan por estos campos para alimentarse mientras esperan al gamo que no se dejó ver. Cual fue nuestra sorpresa, que durante un tramo del camino, descubrimos una pareja de jabalíes que estaban buscando bellotas y comida a través de la hozadura, removiendo la tierra con sus colmillos para encontrar su alimento bajo la tierra. Han estado a escasos metros de nosotr@s, viviendo una experiencia inigualable que no se nos va a olvidar nunca.


Tras la emoción del momento animal, el día nos tenía guardada una última sorpresa como la de ver un cañón de agua en una presa muy diferente a la que estamos acostumbrados a ver qué regula el agua en este tramo del río Manzanares, además de tener la oportunidad de cruzar el mismo por un puente creado para que en épocas de mucho caudal se quede sumergido en el agua sin verse afectado y pueda volver a utilizarse cuando la cantidad de agua disminuye.




Después de un largo día de aventura, llego el momento de la comida, no sin antes hacer una evaluación lúdica de todo lo que habíamos aprendido durante la jornada natural, por medio del juego Verdad o Mentira, en el que teníamos que correr hacia un árbol diferente si la frase que nos decían había sido correcta o por el contrario había sido errónea y jugando al juego de las casas de mamás, papás y bebés gam@s entrando y saliendo de las mismas por diferentes partes como el sótano, la ventana,…


Sumamos una nueva experiencia a nuestro historial de vida, además de servirnos para sumar kilómetros a cada una de las clases en esta actividad física puntual en el medio natural que aporta 5 kilómetros por cada alumn@ que ha participado en la salida, así que llenamos un buen saco de ellos que nos acercan a la siguiente provincia para descubrir su provinciala y el vídeo del centro educativo que nos espera en nuestro proyecto del camino de piEFcitos.

MUCHAS GRACIAS CHICOS POR ENSEÑARME A DISFRUTAR DE ESTE TIPO DE ACTIVIDADES EN EL MEDIO NATURAL A TRAVÉS DE VUESTRAS SORPRESAS, SONRISAS Y GANAS DE APRENDER DE UNA MANERA DIFERENTE TODO LO QUE EL ENTORNO QUE NOS RODEA TIENE PREPARADO PARA NOSOTR@S.

martes, 10 de diciembre de 2019

Jornadas de atletismo en CEE


El pasado viernes 29 de Noviembre, los alumnos del CEE Alberto Tortajada de Algemesí (Valencia) acudimos a la 38 edición de Juegos Deportivos Adaptados que promueve la Consejería de Educación, Cultura y Deporte, la cual está organizada por los alumnos del departamento de Educación Física del IES Consejería de Valencia.

Junto a nosotros participaron otros 12 centros de Educación Especial, reuniendo a más de 800 participantes en las pistas de atletismo del río Turia. 

Este tipo de iniciativa tiene como objetivo fomentar la práctica deportiva entre la comunidad educativa, objetivo que este año los alumnos de TVA tenemos muy adquirido gracias al Proyecto de PiEFcitos 😊 


Hicimos mucho ejercicio: circuito con diferentes carreras de obstáculos, ballas, saltos, actividades con música... además de concluir el dia con una vuelta todos juntos a la pista de atletismo.

Lo pasamos muy bien, no hay más que ver nuestras caras de felicidad 😁

















Campaña "Ponte en su lugar" Sesión compartida de juegos cooperativos

El pasado 3 de diciembre se celebró el dia mundial de las personas con discapacidad.
L'Escola Vila-romà se unió a la campaña del proyecto “El camino de Piefcitos” “Únete: ponte en su lugar”.
Tuvimos la idea que la mejor forma de ponernos en el lugar de personas con súper capacidades era compartir una sesión de juegos cooperativos con alumnos del CEE Els Àngels de Palamós.
Nos movimos com flamencos, como gusanos gigantes, transportamos pelotas de tenis en una colchoneta, formamos letras con nuestros cuerpos, jugamos con pelotas de playa, hicimos volar una pelota con la ayuda de una tela y finalmente hicimos diferentes juegos con el paracaidas.

Para despedirnos nos dimos un gran abrazo i l@s alumn@s y maestras del CEE Els Àngels nos obsequiaron con una magnifica canción (la-la-la).
Fue súper divertido!! Volveremos a repetir!!!

Escola Vila-romà - Palamós - Girona

miércoles, 27 de noviembre de 2019

Fin de semana PiEFitero en Madrid

El pasado fin de semana del 22 al 24 de noviembre tuvo lugar el encuentro de parte del maravilloso equipo de docentes que componen el proyecto del Camino de PiEFcitos en Madrid. Lo que comenzó siendo una quedada para la carrera “Ponle Freno” y así sumar kilómetros para el proyecto, se fue complicando poco a poco y se nos fue de las manos.
Comenzaré por el principio, describiendo el fin de semana desde mi perspectiva. Fue allí por mediados de septiembre, creo recordar, cuando en el chat de Telegram del proyecto PiEfcitos se lanzó la genial idea de juntarnos para la carrera dicha con anterioridad. Yo sin dudarlo me apunté. Me apunto a un bombardeo, si fuera necesario.
Pasados unos días el futuro encuentro se iba cargando de actividades. ¿Habéis oído hablar del congreso del INTEF sobre “Experiencias Educativas Innovadoras”? -se preguntaba en el grupo-. Algunos parece que las conocían y podía ser interesante apuntarse a ellas. Además coincidía que eran el mismo fin de semana que el de la carrera. Pues ahí se lanzó de nuevo el que escribe estas líneas. Yo me apunto –dije con decisión-.
Transcurrido ya algún tiempo y por completar, para que la experiencia fuera completa, se me ocurrió decir que teníamos que estudiar la “táctica” de carrera para conocernos mejor. Pues también cuajó la idea.
Con todo ya bien organizado salí el día 22 de noviembre rumbo a la capital en autobús. Llegaría sobre las 21:00 al hostel en el que iba a alojarme con dos PiEFciteras (Mónica y Cristina). El encuentro y la desvirtualización fue como si nos conociéramos de toda la vida (a Cristina ya la conocía de haber trabajado con ella en un cole de La Rioja). Lo que puede dar de sí el Telegram.
 Nos fuimos a cenar y a estudiar cuidadosamente la “táctica” de carrera. Al llegar al alojamiento todo eran emociones para el día siguiente. Nos juntaríamos en el INTEF con el resto de integrantes del Camino de PiEFcitos (Carlos, Rafa, Adrián, Lara, David, Jose y Juan Antonio).

La jornada sería larga, desde las 9:00 hasta las 19:00 y sorpresa final (pero para eso habrá que esperar). Una agenda repleta de proyectos educativos innovadores que con un mimo especial prepararon todos y cada uno de los ponentes, entre ellos nuestro Carlos Chamorro, una de los inspiradores del proyecto que nos ocupa.
La mañana fue pasando y nosotros disfrutándola, a pesar de haber trasnochado el día anterior. Cada una de las experiencias que los ponentes nos contaban nos hacía escuchar con más atención. Incluso cuando teníamos descanso seguíamos contándonos nuestras experiencias y apuntando contactos nuevos para aplicar dichas experiencias en nuestros respectivos coles (por supuesto con el permiso de sus creadores “Creative Commons”).
Llegamos a la hora de comer y nos fuimos la mayoría. Alguna deserción hubo pero fueron por causas justificadas. La misma dinámica de los descansos seguía instaurada entre nosotros. El tema estrella fueron los “patios activos”. Entre medias fuimos a por las camisetas y dorsales de la carrera del domingo.
La tarde no iba a ser menos en cuanto a experiencias nuevas a escuchar. Seguimos disfrutando y esperando el final de las conferencias, no por deseo a que terminaran, allí seguiríamos todavía a día de hoy, sino por la sorpresa que nos habían prometido al finalizar la jornada. Nadie de los que estábamos allí se lo imaginaba. Entraron de repente por la puerta de entrada al salón de actos un grupo de percusionistas llamado Toompak, que tocaban con material reciclado: un tambor de lavadora, cubos, palos, botellas de plástico... Fue genial y a todos nosotros nos tenían entregados. Fue un final de las jornadas mágico que dejó un gran sabor de boca entre todos los asistentes.

Tocaba volver al hostel y descansar para la carrera de mañana. Cena rápida y a dormir que si no mañana a ver quién iba a correr.

A las 8:30 habíamos quedado en la biblioteca Nacional para juntarnos los que podíamos venir a la carrera. Alguno faltó, por circunstancias personales, pero en la siguiente vez que nos juntemos seguro que estará con nosotros.
Pues allí nos reunimos y nos sacamos las típicas fotos para poder contar luego a nuestros amigos que allí estuvimos corriendo por una causa solidaria. Todos los fondos recaudados serían donados para las víctimas de accidentes en nuestras carreteras. Accidentes que hay que reducir y por eso el lema de la carrera “Ponle freno”.
Con la incertidumbre entre los integrantes del equipo PiEFcitos de si la carrera sería llana o tendría un desnivel considerable, afrontábamos los últimos minutos antes de comenzar la prueba.
La táctica había quedado muy clara el viernes, iríamos todos juntos. Lo de hacer un buen tiempo, pero ir solo, quedaba para futuros retos deportivos. Lo importante era hacer equipo y reivindicar los hábitos saludables, como abanderados de todos y cada uno de los coles e institutos a los que representamos con el Camino de PiEFcitos.
Dicho y hecho, salimos todos juntos con una ilusión tremenda y con ganas de pasárnoslo bien. Mónica fue la reportera oficial del evento. Nos sacaba fotos y vídeos que quedarán para el recuerdo. Entre medias cada vez que veíamos una cámara, allí gritábamos “el camino de PiEFcitos” y lanzábamos proclamas de hábitos saludables.
Fueron 10 kilómetros de no parar de hablar, reír y bueno también correr, que de otra manera no
llegaríamos a la meta. ¡No sabía yo que la Castellana, la calle por la que se desarrolló la carrera, era tan larga! Cinco kilómetros hacia arriba y ya con todo hecho, otros cinco para abajo. Entramos, como no podía ser de otra forma, agarrados de la mano y ocupando todo el ancho de la meta. La emoción fue enorme y nos fundimos en un gran abrazo.
 El final iba llegando. Aquel fin de semana perfectamente programado se había cumplido. Nos fuimos, para terminar, a desayunar y recuperar de los esfuerzos realizados. Quedaban ya sólo las despedidas, pero sobre todo los agradecimientos por tan buen fin de semana que recarga, creo hablar en nombre de todos los que estuvimos allí, las pilas para un rato muuuuuuy largo.
Y lanzo una pregunta, ¿el siguiente pa´ cuándo?
Héctor (CRA Entrevalles)

viernes, 15 de noviembre de 2019

ToCaMoS eL CieLo eN eL CaNCHo De La CaBeZa

Este año arrancamos nuestras salidas al medio natural, durante la primera semana completa del mes de noviembre con l@s peques de 5º y 6º de Educación Primaria. El sitio elegido ha sido los Montes del Berrueco, en la sierra de Madrid, muy cerca del pueblo de Patones de Abajo y Torrelaguna, donde vamos a vivir una experiencia única con la coronación de uno de los puntos geodésicos que se encuentran en nuestra provincia.


Con tod@s l@s peques con sus mochilas listas, almuerzos saludables y sostenibles y después de haber ido al servicio antes del trayecto en autobús, nos subimos al mismo con las energías al máximo para pasar un día en el campo lleno de aventuras, a las que piEFcitos se unió a nosotr@s para compartir sonrisas, alegrías y canciones durante el camino:

Una vez llegamos al pueblo de Patones de Abajo, estaban esperándonos Félix y Esperanza, del Aula de Naturaleza de Torrejón de Ardoz, que se subieron al autobús para ir al inicio de la ruta adentrándonos un poco más en la sierra, con los que haríamos todo el recorrido por este paraje natural que se encuentra a unos 75 minutos de la puerta del colegio.

   Al bajarnos del autobús, cogimos nuestras mochilas y cruzamos una carretera supervisada por FéLiX y el profe Carlos, para acceder a una subida que nos llevaría hasta el punto inicial de la ruta, donde había un albergue juvenil regentado por la Diócesis de Alcalá, aprovechando para comernos el almuerzo que nos daría la energía suficiente para afrontar la senda que nos llevaría a lo alto de la montaña.


Con el estómago lleno y explicadas las normas del recorrido que ya sabemos de años anteriores (sin salirse del camino, controlando el tono de voz, llevar las manos libres, no tirar basura al suelo porque no se puede comer ni beber durante el recorrido y, lo más importante, NO DEJAR DE SONREÍR) comenzamos a adentrarnos en este mundo natural que nos iba a deparar muchas sorpresas que os iremos contando a medida que avancemos en esta entrada, con una subida durante el primer tramo de la ruta que iba a exigirnos lo mejor de nosotr@s, aunque con las paradas programadas y los descansos, lo hemos superado sin ningún problema. Una de las sorpresas que nos tenía preparada la ruta, era la vista de la presa del Atazar desde lo alto, en forma de “U”, además de conocer el pequeño pueblo que da nombre a la presa y es el último de la Comunidad de Madrid antes de llegar a Guadalajara, donde hay unos ocho alumn@s que se quedan incomunicados todos los años en época de nieves por quedar bloqueada la carretera que da acceso al mismo.


 Uno de los retos que nos propusimos antes de empezar la senda, relacionada con uno de los ejes del proyecto del CaMiNo De piEFcitos como es el desarrollo sostenible, por lo que aprovechando las bolsas de papel reutiliza el que nos dieron con los almuerzos, teníamos la misión de llegar al final con ellas vacías, pues eso indicaría que no nos habíamos encontrado nada por el camino que no fuera natural y que no hubiera sido tirado por el ser humano sin respetar el medio ambiente y sin cumplir las pautas de reciclaje de residuos. Al ver las fotografías, podéis ver el resultado de nuestra experiencia de concienciación medioambiental en este sentido, pues las caras de asombro al encontrarnos papeletas electorales, latas de conservas, paquetes de tabaco,… que no comprendían que eso pudiera haberlo tirado la gente en ese lugar tan natural como el que nos encontrábamos, aunque es verdad que es una zona de difícil de acceso y no hemos encontrado mucha basura.


Durante todo el recorrido hemos podido descubrir diferentes arbusto y árboles de alta montaña que son característicos de este paraje natural como las pinos silvestres, los fresnos o los pinos autóctonos que poco a poco van ganándose paso a medida que se caen los que fueron plantados por el hombre en la zona y, debido al viento y la fragilidad de sus troncos, van cayendo en cadena provocando el efecto “dominó”. Además hemos podido comprobar las diferentes capas de la tierra hasta la capa madre, observando que los pinos silvestres tienen muy poco espacio para sujetarse con sus raíces, que crecen en horizontal y pueden llegar a medir diez veces la longitud de su tronco.


   Hasta ahora la ruta ha sido en subida, hasta llegar a una zona alta de arbustos que nos acercaba a nuestro destino. En este momento y para aumentar la sorpresa de nuestro camino, nos colocamos en fila y, agarrados al compañer@ de delante y con los ojos cerrados, accedimos al lugar donde veríamos por primera vez nuestro destino, lo alto del Cancho de Cabeza.


Tras la emoción del momento de ver nuestro destino, pudimos ver un antiguo refugio utilizado por los pastores cuando pastoreaban a sus rebaños de ovejas, además de observar la magnitud del embalse del Atazar, que abastece de agua a toda la población de la Comunidad Autónoma de MaDRiD, es decir, a casi 8 millones de madrileños y madrileñas.


Dejando nuestras mochilas en este lugar, comenzamos el último tramo de nuestra ruta para llegar a este punto geodésico que nos dará la sensación de llegar a lo más alto de un pico, teniendo una vista de 360° de toda la sierra, pudiendo ver a lo lejos las torres que se encuentran en la antigua ciudad deportiva Del Real Madrid en la zona de plaza Castilla. Aquí arriba, no se escucha ni un ruido y el oxígeno es puro, pudiéndonos sentir tan libres como si fuéramos pájaros. Pero este lugar nos tenía preparada otra sorpresa, una que no podías esperar y que guarda mucha relación con las épocas estivales de final de año en las que nos juntamos en familia y damos la bienvenida al nuevo año.


Sumamos una nueva experiencia a nuestro historial de vida, además de servirnos para sumar kilómetros a cada una de las clases en esta actividad física puntual en el medio natural que aporta 5 kilómetros por cada alumn@ que ha participado en la salida. También, uno de los días de excursión ha coincidido con la celebración del Día Mundial de la Obesidad Infantil, por lo que nos hemos sumado a la campaña de DA UN SALTO CONTRA LA OBESIDAD INFANTIL, realizando nuestros saltos en este medio natural.



Llenamos un buen saco de ellos que nos acercan a la siguiente provincia para descubrir su provinciala y el vídeo del centro educativo que nos espera en nuestro proyecto del camino de piEFcitos.

MUCHAS GRACIAS CHIC@S POR ENSEÑARME A DISFRUTAR DE ESTE TIPO DE ACTIVIDADES EN EL MEDIO NATURAL A TRAVÉS DE VUESTRAS SORPRESAS, SONRISAS Y GANAS DE APRENDER DE UNA MANERA DIFERENTE TODO LO QUE EL ENTORNO QUE NOS RODEA TIENE PREPARADO PARA NOSOTR@S.